lunes, 14 de febrero de 2011

Bom Bom Chip

Para ponernos en antecedentes, en la larga y celebrada tradición española de músicos infantiles, a lo largo de la historia nos hemos encontrado con artistas de la talla de Joselito (nos referimos a talla artística), Marisol, Rocío Durcal, Los Payasos de la Tele o los mismísimos Parchís. Precísamente, debido al éxito de estos últimos en los años 80, todas las discográficas españolas se pusieron manos a la obra para sacar al mercado su propio cantante o grupo infantil. Así, al calor de Parchís, surgieron grupos como Regaliz, Popitos, Tito y Tita, Arco Iris, Semáforo, Grupo Nins, Chispíta... Salvo Regaliz (conjunto formado a través de un cásting realizado en 1980 por el sello Belter, que ya producía a Parchís), todos fueron un rotundo fracaso. Parchís jugaba en otra liga, y hasta su disolución definitiva en 1985 nadie les pudo hacer sombra.
Agotado el fenómeno y con sus integrantes rayando la mayoría de edad, el resto de compañías discográficas cejaron en su intento de presentar alternativas a Parchís, y así, durante unos años, la figura del artista prepúber ibérico hibernó.

However, llegan los 90 y desde varios frentes el fenómeno de grupo infantil vuelve a despertar. Por un lado tenemos la llegada de las televisiones privadas a España, que comienzan a dedicar parte de su programación al público infantil, con espacios como "La guardería", "Superguay", "La merienda", "Vip guay" o el mítico "A mediodía... ¡alegría!" Los elevados niveles de audiencia de estos programas, además de interesar a los anunciantes de juguetes, debieron interesar a las discográficas, que volvieron a tomar conciencia de un mercado sin explotar. Otro factor que reaviva la reaparición de grupos infantiles lo encontramos en el mercado discográfico internacional: en 1989 la compañía mexicana Fonovisa realiza el lanzamiento del grupo "La Onda Vaselina", que consigue un enorme éxito no sólo en México, sino en todos los países de habla hispana e incluso en Estados Unidos. El más que bizarro nombre del grupo, lejos de aludir a prácticas sodomitas, se debe a que en sus primeras actuaciones recreaban coreografías con la música de le película "Grease" (de nuevo John Travolta vuelve a aparecer en un post, tras las referencias a "Mira quien habla 2"), que en México fue titulada "Vaselina". "La Onda Vaselina" repetía la fórmula de Parchís, y pronto comienzan a aparecer nuevos imitadores.

Tras esta introducción histórica que ni Paul Preston, nos metemos en harina con los Bom Bom Chip. Como todo grupo infantil que se precie, su génesis fue fruto de un cásting. Detrás del mismo se encontraban Mariano Lozano, arreglista, David Mallol, letrista, y César Sala, dj y productor musical que a día de hoy publica discos bajo el seudónimo de Chop Suey. Por lo visto el nombre del grupo lo sugirió la pareja de éste último, a quien de momento llamaremos X (comienza el suspense), por ser gracioso, pegadizo, onomatopéyico y tal. Una vez finaliza el cástig tenemos a los 5 componentes del grupo, cada uno interpretando un rol distinto.

Así, Rebeca Macos Morales, la más peque del grupo, era la más coqueta; Cristina Hervás Boti era la más eléctrica y marchosa; Estela Sala Cebrián, la sensible y amiga de los animales; Sergio Martín Flecken, el guaperas y que, al igual que Rebeca, antes de formar parte del grupo ya trabajaba en publicidad como modelo de ropa infantil;José Luis Cid de Rivera Kuiperdal, el más mayor de todos con sus catorce años, y de madre de las Antillas Holandesas, ponía la nota más exótica y el toque gracioso (la sucinta descripción de este párrafo es un corta y pega de una página realizada por un verdadero admirador del grupo, mi interés es meramente sociológico y difícilmente hubisese condensado tanta información en tan poco espacio).

Tras un periplo por varias discográficas, será finalmente WEA (Warner) la que se decide a grabar el que sería el primer álbum de los Bom Bom Chip, "Toma, toma y toma", en 1992. Si bien existía por entonces un nicho de mercado en lo que se refería a artistas infantiles en España, la idea de los implicados en el proyecto del nuevo grupo era diferenciarse de todo lo habido hasta la fecha, siendo los ejemplos de Parchís y La Onda Vaselina los referentes más claros. Así se acoplan las canciones infantiles a los géneros del house o el techno, que tan de moda estban en aquellos años. "Multiplícate por cero", frase tomada de Los Simpsons, es el primer single de "Toma, toma y toma", y tras su buena promoción en radios consigue que los niños españoles insten a sus padres a correr a comprárselo.

De este modo, además de convertirse en ídolos de pequeñas masas, o mejor dicho de masas de pequeños elementos, consiguen un disco de oro (más de 50.000 copias vendidas, casi el doble) y tirarse un año entero de actuación en actuación en televisión, festivales o en el Parque de Atracciones de Madrid, lugar en donde todos los artistas infantiles españoles han actuado al menos una vez. De igual modo que Jordy -ver post anterior-, las actuaciones de Bom Bom Chip comenzaron siendo un espanto; en primer lugar las coreografías empezaron brillando por su ausencia, y una vez que estas aparecieron, cada uno iba a lo suyo. Sangrante era el caso de José Luis, el morenito, el exótico y gracioso (suponemos que en su vida privada), que se movía menos que las ruedas de la Cibeles. Por lo visto la discográfica se preocupó por esta falta de naturalidad en los directos, y por más que se esforzaron profesionales en que el chaval se moviese y bailase de forma suelta y normal, que improvisase un poco -como el resto del grupo- éste seguía actuando a lo Robocop, por lo que todos sus movimientos en el escenario tenían que marcárselos de antemano. Se rumorea que nunca jamás cantaron en directo, que sólo se les abría el micro para decir el clásico "¡Buenas noches Torrelavega!" y luego comenzaba el playback. Al principio actuaban sólos en el escenario, pero como la cosa quedaba bastante pobre (5 niños no llenan un escenario), pronto les pusieron detrás a gente que hacía que tocaba instrumentos o a los clásicos bailarines, lo que planteaba en sí un problema, el de la coreografía, porque algo chirría cuando los bailarines siguen una coreografía determinada y los niños como mucho lo intentan (seamos sinceros, el único artista infantil que funciona con bailarines es Melody, recuerden "El baile del gorila" con el amensing Rafa Mendes dándolo todo).

Mientras terminaban la gira de presentación del disco, la productora comienza a trabajar en el segundo álbum de los Bom Bom Chip. Si bien "Toma, toma y toma" contenía algunas versiones de temas de otros artistas, como "Groenlandia" de Los Zombis o "Corazón de tiza" de Radio Futura, en esta ocasión todos los temas serían originales. En 1993 sale el disco, "No somos renacuajos", con "Toma mucha fruta" como carta de presentación.

El single lo peta, número uno de ventas, campaña de publicitación de los productos frutícolas y su conveniencia en la alimentación de los más pequeños e incluso llega a ser una promo publicitaria de TVE, en la que los artistas sustituyen la frase "Lle-lle-lle, llena tu nevera, con-con-con, con kilos de peras" por "Ven-ven-ven, ven a la Pimera, por-por-por, porque es la repera". Lírica en estado puro, vaya. Dentro de "No somos renacuajos" sacaron un nuevo single, "Miércoles", dedicado al personaje interpretado por Cristina Ricci en "La famila Addams" (dudo tanto de que la actriz conozca este tema como de que lea asiduamente este blog) y "A mamá le falta un tornillo" (un insulto tanto a los madres de los integrantes del grupo como a la música en general, sirva como ejemplo la frase "luego cuando acaban todas las rebajas, es cuando ella compra toneladas de fajas"), que no llegan a tener el éxito y la repercusión de "Toma mucha fruta", cuyo videoclip, por cierto, fue dirigido por X (¿recuerdan lo del suspense?). Aún así el disco vuelve a triunfar entre el público infantil y supera en ventas al anterior con casi 200.000 copias vendidas, logrando un álbum de platino. Tras el pertinente periplo por televisiones y festivales patrios, en 1994 los Bom Bom Chip lanzan su tercer trabajo al mercado, "Helado para astronautas", en el que vuelven las versiones. Un cover de "Chas y aparezco a tu lado", mítico tema de Alex y Christina -el único recordado de ambos, con lo que molaba "El souvenir"...- es el primer single del nuevo disco. Después del enorme éxito logrado con sus dos primeros trabajos, este último es recibido de forma bastante discreta, y el número de ventas descendió más que notoriamente.

¿Cuáles fueron las causas? Recordemos que estamos en 1994, así que no aparezca Alejandro Sanz diciendo que fue la piratería. Por un lado la fórmula empezaba a cansar, el público crecía al mismo ritmo que los artistas pero estos seguían haciendo música infantil. También se dijo que casi todos las canciones de "Helado para astronautas" eran cantadas por las chicas de la formación, porque los chicos estaban en esa etapa en la que sale pelo en muchas zonas del cuerpo y cambia la voz, y qué hay más importante para un cantante que la voz (sí, el dinero, pero estos eran aún menores de edad y lo administraban sus padres). Para compensarlo, aparecían en las actuaciones haciendo que tocaban sendas guitarras eléctricas, como se puede ver en el anterior videoclip, lo que resultaba bastante patético. Quizá también hubiesen rencillas en el seno del conjunto, por el protagonismo mediático de Sergio, alias el guaperas. También existieron críticas por parte de Mario Lozano -el arreglista desde su primer álbum y que no participó en "Helado para astronautas"- hacia César Sala, culpándole de la vidorra que se estaba pegando con X a costa del éxito de los chiquillos sin preocuparse de trabajar demasiado en el disco.

Tras el fracaso comercial de el disco, en un intento de relanzar al grupo, como hiciese Paul MacCartney sugiriendo el concierto en la azotea del edificio sede de Apple en Londres (toma comparación), se anuncia una película protagonizada por los Bom Bom Chip. Si les funcionó a Parchís o a Regaliz, ¿por qué no iba a hacerlo con el grupo infantil de moda? debieron pensar en la Warner. En 1995 llega a las pantallas españolas "El niño  invisible", una superproducción que contó con un presupuesto de 600 millones de las pesetas de antes.

La historia se centra en una excursión que hacen los componentes del grupo junto con sus compañeros de colegio a Toledo. Hasta ahí es creíble, qué niño cursando estudios de EGB o BUP en cualquier colegio de la Comunidad de Madrid no ha ido de excursión a Toledo (y si se da el caso no me vale que diga que no fue porque no le dejaron sus padres). El caso es que se ponen a mirar unas piedras y descubren una peculiar, la piedra "Hermes" y cantan una canción. De vuelta de la excursión comprueban con estupor que la piedra se ha metido sola en una de las mochilas y cantan una canción (cuántas piedras se habrán metido solas en los equipajes de muchos pasajeros requisados por la guardia civil en más de un aeropuerto...). El caso es que, estupefactos como están nuestros portagonistas, en un acto en el que hacen gala de un desinteresado apoyo a la protección del patrimonio histórico y cultural de la ciudad de las tres culturas deciden devolver la piedra a su ubicación original, no sin antes cantar una canción. Si a estas alturas la historia de la piedra con patas ya escama lo suyo, lo que sigue ya es de delirio total. De vuelta a Toledo, los Bom Bom Chip son secuestrados por un siniestro personaje que les hace viajar en el tiempo hasta el siglo XII, donde se enteran de que la piedra Hermes es el mítico elemento alquímico que convierte los metales en oro, y cantan una canción. Las nefastas consecuencias del uso de la piedra (más allá de la quiebra de todos esos negocios que se anuncian con el escueto "compro oro" en un futuro, amén de bancos, cajas de ahorro y reservas federales) se demuestran con el oscurecimiento del sol y plagas por doquier. ¿Quién salvará el mundo del ayer para que exista el mundo del mañana? Con el Cid Campeador muerto años atrás, serán los componentes del grupo protagonista los que reestablezcan el orden mundial, cantanto entretanto una canción. A modo de curiosidad, en la película aparecen Juan Imedio o una adolescente Pilar López de Ayala.

La película fue un fracaso como pocos ha habido en el cine español, pero fracaso fracaso. Recordemos que tuvo un presupuesto de 600 millones de pesetas de 1995, y recaudó la friolera de 507.484 pesetas, también de 1995. A una media de 350 pesetas la entrada nos da un total de 1.449 espectadores, y si de ellos descontamos a los protagonistas de la cinta, sus padres y pongamos que un hermano y dos primos por niño, se quedan en 1.419, vamos, sala y media del Kinépolis de hoy. Por ello, con unos beneficios de - 599.492.516 pesetas el interés de la industria por hacer una secuela fue nulo y cualquier comentario o idea al respecto suponía la fatídica mirada de la muerte de los productores, que producía el óbito fulminante.
¿Por qué fracasó tan estrepitosamente la película? se deberían preguntar los ingenuos productores que arriesgaron su patrimonio pensando en que se iban a forrar el riñón de oro con las cinematográficas aventuras de los nuevos Parchís. Y he ahí la cuestión, ni los Bom Bom Chip eran Parchis, ni estos tuvieron 600 millones de pesetas como presupuesto ni sumando todas sus películas.

Coincidiendo con la película, los Bom Bom Chip sacan el que sería su último disco, con todas las canciones que cantan en la película. "El niño invisible" fue también el título del álbum de la banda sonora y se resume como un grandes éxitos y un par de canciones nuevas, una de ellas compuesta por el hombre G David Summers (no creo que presuma de ello en su currículum). Las ventas también cayeron hasta cifras irrisorias en comparación con las que tuvieron sus primeros trabajos. Y así acabó todo. La caprichosa industria decidió no sacar más discos, ni películas, ni actuaciones, así que cada mochuelo a su olivo.
Sus fans, porque los tuvieron, mostraron su enfado con los Bom Bom Chip, ya que, en una entrevista cuando estaban en la cresta de la ola en uno de los doscientos programas con distinto nombre que presentó María Teresa Campos, estos dijeron que seguirían siempre juntos, y que cuando se hiciesen mayores continuarían actuando, adecuando las canciones a la edad con la que contasen en cada momento. Como ha quedado confirmado, si bien empezaron como grupo infantil, no terminarían como "El Consorcio". Y se pueden hacer muchas cosas, pero engañar a un fan con promesas de música infinita... eso sí que no.

A día de hoy los Bom Bom Chip son recordados en bastantes foros de internet, y mientras que Sergio y Rebeca siguieron apareciendo en alguna serie de televisión como "Hospital central", "Cambio de clase", "Lobos", "MIR" o "R.I.S. Científica", (calidad televisiva, a la altura de la mejor HBO) el resto de componentes se fundieron con la masa adolescente de su generación y nunca más se supo de ellos. Si todos siguen bien de salud, seguro que dentro de unos cuantos años se reunirán en el plató de un programa presentado por María Teresa Campos (o por su holograma) recordando los buenos años que vivieron cuando eran famosos.

Por cierto, años después, salieron unos nuevos Bom Bom Chip, nada que ver con los originales. Por lo visto como el nombre no estaba registrado, apareció un caradura que reclutó a nuevos niños para el proyecto de grupo. Parece ser que no sacaron ni single ni disco ni nada, sólo cantan versiones y su finalidad es actuar en fiestas de cumpeaños, presentación de productos en el Carrefour, ferias de pueblo y cosas por el estilo. Sólo comentar que, desde el punto de vista artístico, los originales de los que hemos hablado son los jodidos Rolling Stones si entramos en comparaciones.


Ah, me olvidaba, para poner fin al suspense, aquí tienen la solución a la X...


Próximamente: Santa Justa Klan.

1 comentario:

  1. Me parece interesante y a la vez inteligente aquel que hace un análisis social de un fenómeno, sea el ámbito que sea. Pero me parece ridiculo que alguien intente criticar, pareciendo gracioso, y resulte lamentable. Alguna vez te dijeron que para escribir hay que documentarse? Joder, si vas a hablar de la peli de Bom Bom Chip, echale un vistazo, no? Sólo cantan una canción. Me he reído mucho con tu post, con la ignorancia que enlzas palabras dandotelas de tío interesante. La única conclusión que saco es que tuviste una infancia poco agradable y que además en tu madurez no sabes apreciar que un producto destinado a niños no se puede comparar con cosas de adultos. Un saludo!

    ResponderEliminar