martes, 8 de febrero de 2011

Jordy

Jordy Lemoine (Saint Germain en Laye, 14/01/1988) es el miembro de menor edad de la infame triada de Jordis cuyo interés como figuras públicas un buen día cayó en picado (junto Jordi LP, del que ya hemos hablado, y Jordi Cruiff). Hijo de Claude Lemoine, productor musical y de Patricia Clerget, compositora, con la tierna edad de 4 años sus padres deciden que el pequeño conforme el tercer vértice del triángulo vocacional familiar. La idea de convertir a Jordy en cantante por lo visto vino de lo graciosas que resultaban sus monerías en reuniones familiares de los Lemoine, lo que llevó a que su padre se lo presentase a unos ejecutivos de la división de Columbia Records en Francia. Estos, en lugar de agardecerle la buena voluntad y mandarles a ambos con viento fresco no sin antes ofrecerle al niño un Werthers Original, pensaron que tenían delante al nuevo Joselito francés. Así, en 1992 Jordy graba su primer sencillo, lo que le convierte, según el libro Guiness de los récords en el cantante más joven del mundo mundial. Lo que no recoge este afamado compendio de las más bizarras proezas humanas es que la grabación del single fue un suplicio para todo los técnicos del estudio, pero como mandaba papá, la cosa llegó a buen puerto. Lo que se grabó, básicamente, fueron frases sueltas del niño, que con unas mezclas aquí, unos coros allá y unas buenas horas de postporducción dieron como resultado el pelotazo "Dur dur e'être bébé" ("Qué duro es ser bebé").

El single fue un éxito de masas, alcanzando los primeros puestos de ventas en medio mundo, quizá por la gracia, quizá por la novedad de escuchar una canción de un niño de 4 años, o por ese sentimiento suponemos que maternal que da bastante repeluco que hace que mucha gente cuelgue en las paredes de su casa y en carpetas y similares fotos de Anne Geddes. El mal ya estaba hecho y como la cosa cuajó, Columbia Records decide sacar un álbum del pequeño artista; su título "Pochette surprise", y podría definirse como poco más que una decena de canciones de relleno que acompañan a la canción del momento, "Dur dur e'être bébé" (bueno, esto es práctica común en cantantes y grupos mayores de edad, calado y fama). Con la excusa del disco la familia Lemoine se pega una señora gira por varios países, en los que el pequeño Jordy interpreta su mayor éxito en programas de televisión, espectáculos, entregas de premios, etc. Las actuaciones, playbacks en toda regla, consisten en el niño con un micrófono cantando las frases que recuerda de la canción, dando vueltas por el escenario, con bailarinas detrás haciendo el mongolo, bastante perdido, (también le pasa a María Jiménez) pero bueno, la gente se lo perdona por lo rico que es y por las ganas del respetable de pellizcarle los mofletes. Aún así va ganando soltura y según se acumulan las actuaciones el desparpajo del chaval sale a relucir. Cuando a promoción del tema no dio mas de sí, se saca un segundo sencillo, "Alison", una bonita e inocente historia de amor con una supuesta novia del colegio grabada con la misma técnica del corta y pega en el estudio. Tuvo su éxito y también tiene video, peculiar también, aunque se agradece que no salgan adultos haciendo gala de un estilismo que ni Mariscal y Paco Clavel trabajando codo con codo.

Poco después, agotado este último tema, todavía dentro de "Pochette surprise" saca un nuevo single, "Les boules" ("Las bolas", no hagan chanzas que estamos hablando de un menor, hombre), mucho más makinero pero que no tuvo el éxito de los dos temas anteriores. También existe video de la canción, y en este se retrata a Jordy con una tono más canalla, que aparece en la playa rodeado de periquitas. Será por eso o porque el tema es un tordo por lo que en España ni se supo de la canción, con la excepción de aquellos inconscientes que se compraron el disco (recuerden, estamos en 1992 y no había emules ni megauploads, sí, hubo un tiempo en el que los discos se compraban) y lo escucharon.

Tras singles, giras, actuaciones, mixes, remixes y requeterremixes, el primer disco no daba más de sí. Así que en 1993, los padres de Jordy y los ejecutivos de Columbia Records se ponen manos a la obra para el nuevo trabajo del niño. El resultado fue el single "It's Christmas, c'est Noël", que gozó de bastante éxito, gracias en parte a la utilización de la canción en la película "Mira quién habla 2" quizá por aquello de que el crío pronunciaba alguna frase en inglés, que si no ya me dirán cómo se iban a enterar los niños yanquis lo que les cantaban en otro idioma (de los adultos que acogieron con agrado la película no hablaré).

Tras promocionar el tema hasta la saciedad durante las navidades de aquél año, Columbia repite la fórmula de sacar después el álbum, esta vez con el nombre "Potion magique", nuevamente temas de relleno que acompañan el "It's Christmas, c'est Noël". De hecho no hay constancia de más singles publicados ni más videos sacados del disco, suponemos que por entonces los ejecutivos de la discográfica y los padres de Jordy encendían los puros prendiendo billetes de 500 francos, con lo cual no se iban a molestar en dar el callo por un álbum lleno de morralla.

Sin embargo, poco después de la publicación del disco, el gobierno francés toma una decisión que supone un importante revés en la carrera de Jordy (mejor dicho en la cartera de sus progenitores), ya que prohiben cualquier actuación del niño tanto en televisión como en la radio, por considerarlo una suerte de explotación infantil (sí amigos, la justicia de nuestro país vecino también es lenta). "Potion magique" va desapareciendo de las listas de ventas y es hora de sacar nuevo disco.

Así llegamos al fatídico año 1996. El tercer álbum de laboratorio de Jordy, "La récréation" sin single de por medio, es un fracaso mayúsculo. Pero ahí no se queda la cosa, otra de las brillantes ideas de los padres de la criatura para ganar dinero a espuertas resulta ser una ruina: nos referimos a "La Ferme de Jordy" ("La granja de Jordy"), suerte de parque rural de atracciones que ríanse del Jubilandia de Los Simpson. Lo que en principio iba a ser lugar de obligado peregrinaje en plan campestre de los miles de fans del chiquillo resulta ser un bluff como la copa de un pino (y habrá quien se extrañase, empezando por sus padres, que no entendieron por qué no tuvo éxito semejante negocio, cuando seguro que los niños se matarían por echarle lechugas a un pony o a una cabra, en fin). Los progenitores de Jordy se arruinan, se pelean (que si la culpa es tuya, bla, bla, bla) y ya sin dinero de por medio deciden seguir cada uno por su camino y se divorcian. Tras años de custodia compartida, durante los cuales Jordy vuelve a ser un chico normal retomando los estudios, consigue emanciparse antes de la mayoría de edad. Como el destino es caprichoso, vuelve a aparecer una granja en su vida, aunque en esta ocasión le reporta beneficios. Nos referimos al programa "La ferme célébrités" (sí, "La granja de los famosos", este experimento sociológico ¿? no es exclusivo de España), en el que participa en 2005, resultando vencedor. De este modo Jordy vuleve a la palestra, indicando en varias entrevistas que está harto de que sólo se le recuerde por ser aquél tierno y pequeño bebé que mudó en juguete roto. Por ello, y aprovechando su repercusión mediática anuncia su vuelta a la música, dentro del grupo "Jordy & The Dixies", adoptando un look a lo Sid Vicious y optando por el rock como género.

Acualmente Jordy sigue con los Dixies una discreta carrera musical. Para terminar, a modo de anécdota, comentar que recientemente se llegó a publicar en un par de periódicos franceses que los componentes de The Dixies eran en realidad músicos mendigos que Jordy había reclutado para crear un grupo que sirviese para mayor gloria del artista y que éste les explotaba, ya que según esos periódicos ni les pagaba. Tal fue el revuelo que Jordy tuvo que dar una rueda de prensa para desmentir dicho rumor, no se fuese a pensar que de casta le venía al galgo...

Próximamente: Bom Bom Chip.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada